Aunque el titular de este artículo parece sacado de webs del tipo Mundo Hoy, la realidad es la que es, y resulta que un equipo de ingenieros andaluces ha creado agua en el desierto.

El equipo de la empresa Aquaer, con sede en Sevilla (¿dónde si no?), encabezado por Enrique Veiga ha llevado a cabo un proyecto para crear un generador de agua potable que pueda abastecer a pequeños pueblos en medio de climas tan extremos como el desierto.

Juan Veiga, hijo del inventor y gerente de la empresa sevillana informa que “el agua potable creada se puede almacenar en depósitos para que la gente tenga su propio abastecimiento”. El invento ya tuvo sus primeras experiencias, aunque no “gracias al apoyo del gobierno”, dijo Juan.

Sin embargo, a pesar de la falta de apoyo institucional, el equipo andaluz de ingenieros ha creado agua en el desierto y ha cerrado proyectos en localidades de Namibia y futuros clientes en Latinoamérica y países como Omán y Argelia.

Llegados a este punto, muchos de vosotros os preguntaréis: ¿cómo han conseguido crear agua en el desierto?

Desde Aquaer explican que el generador tiene un sistema de agua potable sencillo: cuando la temperatura del aire, el agua que está en forma de aire se condensa, la humedad relativa sube y el agua empieza a precipitar. Gracias a unos filtros se puede depurar y almacenar posteriormente en un almacén, que incluye varias capacidades que van “desde los 15 litros diarios para un hogar hasta los 250 litros para una población de diez personas”.

Al tener un proceso automático, apenas es necesario saber mucho sobre su funcionamiento para poner la máquina en marcha. La única intervención necesaria por parte del ser humano sería estar atento a limpiar o cambiar los filtros de este generador que crea agua en el desierto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESEspañol